martes, 27 de febrero de 2007

Aznar y el nacional-terrorismo

Hoy os voy a hablar de la postura del Gobierno de Aznar, en especial, en la primera legislatura sobre el terrorismo, ese terrorismo al que ahora dicen no hay que negociar y sobre sus relaciones con los nacionalistas vascos y catalanes.

Aznar pacto en la primera legislatura con los catalanes de CiU (nunca olvidaremos la mítica frase de “hablo catalán en la intimidad”), con un cambio radical de actitud respecto a una semana antes (cuando su partido atacaba al líder de dicha coalición basándose en el valiente argumento de su baja estatura). Pese a ello no dudo en concederle todas las demandas relativas a cesión de impuestos, como darle gratuitamente un 30% de la recaudación del IRPF y del IVA, cuando nunca antes se había dado, y subordinar el destino del Gobierno de España a aquellos que representan, siempre según ellos, un peligro a la unidad de la Nación española.

No contento con eso, pacto también con el PNV, sí, sí, el mismo que se acerca al terrorismo, que según los medios de derechas es el principal beneficiario de la lucha terrorista y que tiene bajo su cobijo a los entramados etarras y hasta hace no mucha subvencionaba indirectamente sus actividades, defiende su legalización, resta importancia a los atentados de la kale borroka y comparte objetivos últimos con el terrorismo, aunque difiera en las formas. Por cierto, aún da subvenciones a las familias de los terroristas para que vayan a verlos.

Pero también me gustaría hablar de cómo llevo la tregua el PP, y pensemos que hubiera pasado si gobernarán ahora y hubiese una tregua o un alto el fuego indefinido de ETA y a la vez comparar las dos actuaciones. Después de sólo tres meses del último asesinato de ETA, y pocos meses después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, ETA gracias a los guiños de Aznar, tomaba el camino del diálogo, tras diálogos previos intercalados de múltiples asesinatos. La kale borroka no se paraba con la tregua, y durante ella no ceso en ningún momento. No hubo ninguna manifestación de la AVT. También se acercaron los presos al País Vasco, y nadie se quejó.

Además, no era ETA-Batasuna, sino en palabras de Aznar “el Movimiento Vasco de Liberación”, con el que iba a ser “generosos” y en esa generosidad también estaría Navarra, y “no debe haber vencedores ni vencidos”, en vez de derrotar a ETA y no ceder nada y Navarra como innegociable. Además, había contactos antes de acabar los asesinatos y el portavoz del Gobierno decía que no era “necesario el triunfo del Estado de derecho y la derrota del terrorismo”. Ni siquiera era necesario que “condenarán sus propios crímenes”. Todos hablan de perdón y generosidad. Se reune con ETA y HB para hablar de territorialidad y autodeterminación, sin que nadie le lleve a los tribunales y les proporciona escolta policial a la salida de la reunión.

Hablemos de los beneficios de ETA y su rearme: 120 presos acercados al País Vasco, más de 200 excarcelados y permite el retorno de más de 300 terroristas que vivían en el extranjero. Se habla de perdón y generosidad. Más de 1.000 actos de kale borroka. Roba 8 toneladas de explosivos y 5.000 detonadores. La extorsión a los empresarios no cesa en ningún momento. Por cierto, entre los excarcelados estaba Iñaki Bilbao, sí, sí, aquel que iba a “arrancar la piel a tiras a los jueces”.

¿Quién puede decir que ETA aparte de poner de rodillas al Gobierno de Aznar, no salió favorecida de la tregua? Además pidió a los medios de comunicación lealtad y discreción (¿cómo se lo hubiesen tomado, si se lo hubiesen pedido a Pedro J. y a Jiménez Losantos?).

Y ni una manifestación de la AVT, nadie dijo que se estaba vendiendo el Estado de derecho a los terroristas, pese a todo eso ni una manifestación, ni un reproche al Gobierno, sólo adhesión incondicional. Y ahora sale a cada momento a manifestarse. Pero además, sólo apoyan a los muertos del PP. Los atentados a miembros del PSOE no tienen ninguna importancia. Y los ecuatorianos no tienen derecho a manifestarse y hay que hacerles contra manifestaciones. Como si ellos quisieran haber sufrido el atentado.¿No son todos los muertos igual de importantes, o algunos más que otros?Por cierto, sólo representa a la sexta parte de las víctimas.

Además, nadie pidió la ejecución sumaria de Aznar (al contrario que pasa con Zapatero). No va a manifestaciones partidistas cuándo van todos los partidos, y va a manifestaciones no partidistas a las que va sólo el PP.Y ahora miremos que ha cedido el gobierno de Zapatero, tras tres años sin muertes y una tregua sin extorsión, acercamiento de presos ni mucho menos excarcelación, detención de los presos en el extranjero y robo de 350 pistolas. No creo que fuese mucho peor que la anterior.

La pregunta es: ¿Qué ha cambiado? ¿Por qué si lo hacen unos está bien y si lo hacen otros está mal y quieren acabar con la unidad de España?

Bueno, ya me despido, y espero que alguien se lea el artículo antes de pensar que por no votar el PP estoy en contra de España.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de tres años sin muertos...como que no. Espero que no olvides el atentado de la T-4 al que Zapatero llamó "accidente". Le costó la vida a dos humildes trabajadores inmigrantes.

D.M dijo...

Gracias por la corrección. En verdad no fueron tres años, pero me refería al período comprendido entre el 14-M (la elección del Presidente) y los atentados de Barajas, y por supuesto concedo tanta importancia a la muerte de estos dos humildes inmigrantes como a la de cualquiera.
Dado que solo has contestado eso, deduzco que en líneas generales estas de acuerdo con mi valoración.
Muchas gracias por tu aportación a mi humilde blog.