sábado, 19 de noviembre de 2011

Las elecciones dónde podemos cambiar lo inevitable

Mañana se celebran elecciones generales en España. Unas elecciones que pueden cambiar muchas cosas para los próximos años y para el futuro de este país.

En un momento tan trascendental no podemos elegir a un líder que no sabe lo que va a hacer ni tiene ideas ni propuestas, más allá de unas cuantas perogrulladas y frases sin coherencia. No se merece un presidente que vaya a volver a poner una ley del aborto que funcionaba mal, una ley antitabaco que funcionaba mal y retroceder en derechos sociales años o décadas.

Porque él no dice nada pero si lo dicen sus partidarios. Recortes sociales, copago, restricción acceso a la sanidad, educación pública devaluada (para los que no puedan pagarse otra), bachilleratos elitistas, supresión de derechos sociales (matrimonio homosexual), igualdad de género, cosas consideradas como chorradas por el partido y por una gran parte de la sociedad española. Se silenciará al 15-M y a los que piden otra salida a la crisis dónde no se escaqueen los de siempre.

Por no hablar de lo que dicen comentaristas afines sobre la primacía de la voluntad de Dios que sobre los contrayentes de matrimonio, en otras palabras, supresión del aborto, el complot terrorista judeo-masónico rubalcabiano o la restauración de los "crímenes pasionales".

No podemos permitir que aquellos que quieren la ruina de un partido por encima de su bienestar sean los únicos que hablan en las urnas.

No merecemos un presidente que no tenga ningún plan, no sepa para que quiere ser Presidente del Gobierno y que niegue a los españoles un programa electoral. Es como toda esa gente del bar, aunque el es más de casino, que dice a mi no me gusta la política, pero luego ponen a parir a los socialistas, la izquierda, el 15-M, los sindicatos, los inmigrantes, los catalanes, los vascos (o terroristas como los llaman ellos) las leyes progresistas, la falta de autoridad en la educación (entendida como agresiones físicas sistemáticas del profesorado al alumnado) e incluso dejan caer que antes estabamos mejor, antes ¿de cuándo? Pero nunca criticando a los que generan las desigualdades, que ellos entienden como víctimas del socialismo o sus aliados. Pero claro, sin meterse en política.

Es igual que los tecnócratas de Bruselas, del BCE y de Goldman Sachs, que no son políticos pero tienen un programa muy político. Rajoy hace caso a su mentor de El Ferrol, Franco que siempre recomendaba: "haga como yo, no se meta en política".

Mañana decidiremos si queremos para nuestro futuro a personas que no van a luchar contra la evasión fiscal, la corrupción o los derechos sociales. Que mantendrán el Estado del Bienestar o lo que dejen de él, sólo si hay dinero en la caja, después de permitir que sus amigos defrauden o tengan impuestos más bajos. Personas que no van a discutir políticas de ajuste o aquellas que las discutirán y las enmendarán.

España es un país que se ha construido a base de errores históricos: nos equivocamos al expulsar a quienes había enriquecido nuestra cultura, en la ruta hacia las Indias (aunque con ese no nos fue tan mal), en las guerras de religión, al elegir a un Dios opresor, de enemigo en la Guerra de la Independencia, al confiar en Fernado VII, en la guerra civil. Y para más inri, el PSOE el partido que más tiempo ha gobernado en democracia (con no pocos errores) tuvo dos fundamentales: perder en 1996 y ganar en 2008.

Mañana tenemos ocasión de cambiar la historia. Todos estamos invitados.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Las elecciones del 20-N

El domingo tenemos unas elecciones dónde se va a determinar (con permiso de Alemania) el futuro de este país. Huyendo de aquellos que quieren un gobierno de concentración o de salvación nacional, lo cuál es la antitesis de la democracia, nos encontramos con el mismo sistema electoral de siempre y con unas elecciones dónde se verán cuál es la composición del poder político en los próximos cuatro años, porque por mucho que España sea uno de los estados más descentralizados del mundo, todo parece depender del gobierno central.


Así pues, las próximas elecciones darán el poder real a unos y otros y tenemos que decidir quién va a tener el poder. Ya sé que la tentación de decir que todos son iguales, más después de ver como se ha gestionado la crisis, en especial a nivel europeo, y como han salido parados los verdaderos causantes, con más poder y dinero que antes, y sin ninguna cortapisa.

Estas son unas elecciones marcadas por la crisis, que es una crisis del sistema capitalista y generada por el poder de la especulación, la internacional y la de los 5 millones de parados; la eclosión de los partidos minoritarios y que buscan otra forma de entender la política; el movimiento de los indignados y el 15-M, con su extensión ya mundial y una búsqueda de una mayor representatividad ciudadana en las instituciones y en las instancias de poder.

En esta etapa política marcada por la calle y dónde la gente se ha visto en disposición de luchar por sus derechos y libertades en la calle, por un modelo social más justo y solidario, todas las encuestas apuntan al triunfo del Partido Popular.

Esa es la cruel ironía del destino: en un momento en que se reivindica la importancia de la protección social, de la educación y la sanidad públicas, de la mayor representatividad de la sociedad, dónde hay que buscar el futuro, los españoles se aprestan a elegir por mayoría absoluta a Mariano Rajoy y hacerle el político que ha tenido más poder territorial (Gobierno, Autonomías y Ayuntamientos) desde la Transición.

Lo más triste de todo es que lo va a conseguir negando a los españoles la posibilidad de conocer que va a hacer a través del programa electoral que ha sustituido por una mera “declaración de intenciones”, que puede ser por dos motivos: o bien, no tiene ni idea de cómo salir de la crisis, o bien, va a ser una salida tan antisocial que no quiere que los españoles sepamos la verdad. Ha conseguido que se le vea con mejores ideas y propuestas pese a que nadie sepa cuáles son. Y lo más indignante es que ha quitado a los españoles la capacidad de decidir si está de acuerdo o no con las medidas que va a tomar.

Así pues, después de proclamar la lucha por el fin del bipartidismo, nos podemos encontrar con un régimen de partido único, el cuál no sabemos que va a hacer, los que querían una democracia que les represente se encuentran con un líder que no cree que los españoles tengan derecho a saber que ofrece a cambio de su voto (“sólo confíen en mí”).

En este momento en dónde los mercados instauran gobierno te(cn)ocráticos en nombre de los mercados y de Goldman Sachs, en España vamos a poner a un político dispuesto a hacer lo que le digan, sin rechistar.

Debemos intentar que haya un cambio en Europa, que no todo se base en la austeridad fiscal, sino que haya políticas que impulsen el crecimiento y aquí sobre todo aplicar la receta de que es más importante una mejora económica y social en base a ayudar al que más necesita y no al que más tiene. Con una combinación de lucha contra el fraude fiscal, redistribución de los impuestos hacia una mayor progresividad y unos impuestos a nivel europeo, no harían falta recortes y se podría acometer medidas de mejora de los servicios sociales. No apoyar a un partido que apoyo taimadamente medidas como el “copago” (en realidad, repago sanitario) que se carga el principio de “que cada cuál aporte según su capacidad y reciba según su necesidad”, principio de la Ilustración ¡¡hasta allí nos quieren hacer retroceder!!, por la ley de la selva y “que cada palo aguante su vela”.

Hay que evitar que lleguen al poder un presidente y un Gobierno así, con un control absoluto y para ello hay que ir a votar. Y hay varias alternativas que por raro que parezca en estas situaciones, merece la pena ir a votar.

Esta Rubalcaba, un político integro, inteligente y que ha demostrado una gran eficacia en las tareas que ha tenido asignado (lucha contra el terrorismo, derrota de ETA, hacer de éste un país más seguro, lucha contra la siniestralidad en caretera y seguridad vial, etc.), que tiene un plan, un programa electoral coherente y al menos lo enseña.

Esta IU que tiene el mejor programa para salir de la crisis, con principios sólidos, haciendo de este un país mejor, más solidario y más justo con Cayo Lara y Gaspar Llamazares posiblemente los políticos más honrados de este país.

Además, están Equo, IA y otros partidos que intentan mejorar la sociedad y la vida de las personas y nuestra salud individual y colectiva.

Pero sobre todo debemos luchar para mantener y mejorar los servicios públicos, cosa que no garantiza “la nueva mayoría” y con el convencimiento de que hay una salida más justa a la crisis que además es más rápida y que la voz de la calle este en el Parlamento.

Hay que evitar que políticos que no creen en la democracia, en las instituciones si no están a su servicio, que defienden que todo es privatizable controlen lo público. Y que aquellos que no quieren oír al pueblo ni que el pueblo pueda decidir si le parecen bien las medidas a tomar gobiernen este país.

Además estoy convencido de que la crisis se acabará, al menos, un año antes con Rubalcaba que con Rajoy, y que si se aplicase el 80% del programa de Izquierda Unida, España saldría de la crisis mucho antes.

Hay que llenar las urnas de votos para no permitir que Rajoy y el Partido Popular gobiernen este país.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Los mercados se imponen a la democracia. Golpes de Estados con el poder del dinero

La Unión Europea ha vuelto a dar una nueva vuelta de tuerca en sus pretensiones. Bueno, en realidad, no la Unión sino un directorio de tecnócratas sin miramientos y una Merkel empeñada en su papel de señorita Rottenmeyer y un Sarkozy, cada vez más en su papel de subalterno real, pero luchando por aparecer como artífice de acuerdos y como el hombre que salvo al mundo. Un Superman a la francesa.

No contentos con dictar políticas de austeridad e intentar quitar la independencia en sus decisiones a los países en dificultad, los subordinados a los mercados, esto es, el tándem Merkozy (Merkel+Sarkozy), van cada vez más allá.

Después de dictar políticas que han llevado a Grecia a la ruina y a su inevitable quiebra a base de una política que sólo generaba recesión, más paro y empeorando la calidad de vida en nombre de la austeridad, ahora han dado pasos hacia adelante.

Estamos en un punto en que la política europea toda decisión es buena o mala en función del escrutinio de los mercados, en función de subidas o bajadas anormales en bolsa. Ya nada se cuestiona sobre la cohesión social, la justicia e incluso el desarrollo económico.

Y, sin embargo, para la economía real, incluso para la financiera, la actuación sobre Grecia ha sido la peor posible: no se la ha dejado caer, pero se ha amenazado constantemente con hacerlo. Y todo en nombre del riesgo moral.

Cuando la realidad es que no hay caso más clamoroso de riesgo sistémico que Grecia, y que el riesgo moral se debía aplicar a algunos bancos. Sin embargo, la actuación entre torpe o deliberadamente torpe (no se en que posición ponerme) ha aumentado la bola de nieve y ha generado peores perspectivas de futuro.

Y, sin embargo, la decisión más fácil y barata que era salvar a Grecia no se ha tomado, sin embargo si que se disponen cantidades ingentes para inyectar en los bancos para que no pierdan dinero con la bancarrota de Grecia. ¿No hubiera sido más fácil salvar a Grecia?

Pero no, había que castigarla por sus errores, sin tener en cuenta que el principal error fue que falseó las cuentas para entrar en el euro con la ayuda de Goldman Sachs (que se están haciendo de ídem con la crisis). Y que hacen los europeos, nombran como presidente del BCE a un asesor de dicha empresa. Empresa muy bien relacionada en la alta política de la UE, el BCE y en el poder económico y financiero de EE.UU.

Pues bien, después de toda esta serie de catastróficas gestiones, aparte de la política económica (a la que dedicaré otro post) ahora parece que van a por la democracia, la democracia es peligrosa.

La democracia parece que aterra a los mercados. Sólo hay que ver las pruebas: el referéndum griego ha sido presionado hasta que se ha retirado, porque no gustaba a los mercados (que importa la opinión de los griegos), el directorio europeo hace caer líderes democráticamente elegidos: primera pieza, Grecia (abatida), segunda, Italia (caído en desgracia), tercera (quién sabe); y, por último, en toda Europa empieza a haber llamadas a gobiernos de concentración (sin ir más lejos, hoy un conocido político catalán llamaba a hacerlo en España después de las elecciones). Y no resultaría raro que en nombre de la austeridad y para evitar la incertidumbre económica, un día se decidiera hacer un recorte y eliminar las elecciones en Europa, junto co aquellos valores proclamados como europeos.

Resultado de todo esto, ahora tanto el flamante presidente de Grecia, Lucas Papademos, como el casi seguro presidenciable en Italia, Mario Monti, dos halcones paracaidistas que provienen del BCE, con estrechas relaciones con las élites financieras y, por qué no decirlo, con el Club Bilderberg y la Comisión Trilateral.

Al final, va a resultar que Daniel Estulin podría tener razón con sus teorías sobre el Club Bilderberg, o quizás sólo es, como dijo Alexio Rastani:

"Goldman Sachs rules the world" (Goldman Sachs domina el mundo)

sábado, 22 de octubre de 2011

ETA se acaba

Por fin, hemos recibido todos los españoles la mejor noticia de la democracia, desde la aparición de la misma: ETA deja las armas.

Esta es una noticia que todos debemos celebrar con gran alegría y más en las circunstancias que se ha producido. El cese de la "actividad armada" se produce a raíz de una tregua unilateral en la que la organización terrorista no ha conseguido ninguno de sus objetivos: ni autodeterminación, ni territorialidad, ni amnistía ni siquiera acercamiento de presos. Lo hace desde la convicción y desde su aceptación, incluso de resignación, de que no tiene más remedio.

Los españoles eramos escépticos con la Comisión Internacional y la subsiguiente Conferencia de Paz de San Sebastián, liderada por el abogado sudafricano Brian Currin, pero al final, ya sea porque les han convencido o porque era el traje que necesitaban para llegar a este punto, ha sido efectiva.

En este punto quiero agradecer a todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad su lucha incansable junto a miles de ciudadanos contra el terrorismo etarra y mi mas sentido homenaje a todos los demócratas que han sido víctimas del terrorismo, a sus familiares y ha toda persona que haya visto sus libertades coartadas por ser y pensar como lo hace.

Pero quiero dedicar un especial agradecimiento a varias personas: al juez Garzón y sus colaboradores, por su gran estrategia para acabar con el apoyo de ETA por parte de organizaciones satélites y su financiación, a la lucha capitaneada por Alfredo Pérez Rubalcaba para acabar con el terrorismo desde el Estado de Derecho, a Zapatero y este Gobierno por haberse quemado por la paz y ser uno de los grandes responsables del fin de la actividad terrorista y a Patxi López y al PSE y el PP Vasco por su generosidad y su esfuerzo diario en la lucha contra el terror y defensa de aquellos que no pueden expresarse por el miedo y porque sin ellos en la lehendakaritza quizás no hubiésemos llegado a este punto.

Su rendición no ha sido flor de un día, pero su asfixia económica, la reducción de sus efectivos en libertad, el desmantelamiento de sucesivas cúpulas etarras y la pérdida de apoyos en la sociedad vasca (su principal sustento) consecuencia de la ruptura de la tregua, el camino estaba marcado, pero lo que les decidió a dar el paso fue el extraordinario resultado de las últimas elecciones municipales y la posibilidad de ser una fuerza de gran peso en el Parlamento Vasco lo que les ha hecho dar el paso.

Pero no nos engañemos, aún no hemos llegado al fin, aún queda la entrega de armas y su disolución definitiva, pero a menos que se cometa un error mayúsculo (como prohibir Amaiur) la senda esta trazada, y el camino es irreversible.

Todos debemos felicitarnos por el hecho, por la victoria de la democracia y la llegada de un nuevo tiempo nuevo y mejor dónde no haya que mirar debajo de los coches ni llevar escolta. Es el momento de disfrutarlo.

P.D. Este fin de semana hemos tenido dos grandes noticias del otro lado del mediterráneo: por fin hay elecciones en Túnez y se ha acabado la guerra de Libia. Los primeros frutos de una primavera árabe que ha iluminado al mundo.

jueves, 13 de octubre de 2011

15-O. Nos sobran los motivos

Esta entrada del blog la hago para hacer un llamamiento para que nos manifestemos el 15-O masivamente y consigamos llenar las plazas del mundo entero de indignación, de demostrar que no somos mercancías, que no nos sentimos representados, que queremos un gobierno que se preocupe más de la gente que no tiene trabajo, que no tiene esperanzas, que de la solvencia de los bancos.

Nuestra indignación no tiene límites. Los políticos en España hablan mucho del consenso de la transición y su espíritu y todas esas cosas. Pero lo que ocultan es que en realidad son ellos los que lo han roto. El consenso se basaba en la para ellos sacrosanta Constitución pero sólo hay que ver como la han mancillado y la han obviado por mucho que la defiendan.

En ella se establece el derecho al empleo digno, a la vivienda y a evitar la especulación, así como a la ayuda a los más necesitados y otra serie de principios básicos en una sociedad digna de tal nombre. Sólo hay que echarle un vistazo para ver cuanto nos han fallado.

El movimiento de los indignados, ha alcanzado escala planetaria, habiendo surgido de esa juventud apática que dicen que hay en España. Ha conseguido llevar a la calle a 250.000
personas en Tel Aviv, que los manifestantes griegos (símbolo de resistencia) se declaren seguidores de los españoles, extenderse por todo el mundo e incluso llegar al corazón del capitalismo, Wall Street. Y ahora que ha llegado a Estados Unidos, ya si que es verdaderamente global. Si el llegar a Wall Street y que ellos cojan la batuta del movimiento mundial, nos ayuda o les ayuda a conseguir sus objetivos, bienvenido sea el cambio de liderazgo.

Esta ha sido una de las escasas ocasiones que me han hecho sentirme realmente orgulloso de ser español en los últimos tiempos.

Este movimiento, con el que me identifico y me siento, en cierto modo perteneciente a él, creo que hemos construido una serie de lugares comunes (Islandia, Grecia, la plaza del Sol, etc) y hemos mandado un mensaje de que no estamos dispuestos a quedarnos quietos ante ese ataque a nuestros derechos.

Pero por una vez creo que hay algunos que expresan mejor que yo los motivos para ir a la manifestación mundial del 15 de Octubre, por un cambio global.



Para ver las manifestaciones, pinchar aquí:


Y, por último, me gustaría que para hacerlo verdaderamente global pinchaséis como apoyo a los manifestantes, es decir, como apoyo a nosotros y a vosotros.


Gracias a todos, nos jugamos mucho el sábado.

martes, 6 de septiembre de 2011

Porque me opongo a la reforma de la Constitución


Hoy escribo para hablar de un tema que me ha indignado especialmente después de la vuelta de vacaciones. Y ese no es otro que la reforma constitucional, esa reforma que nos han impuesto y como todas las pócimas milagrosas para salir de la crisis recetadas hasta ahora, no ha servido para nada. Más nos valdría cambiar de consejeros e incluso de druida.

Pero es que está vez se han pasado de la raya. Han hecho que se cambie nada menos que la Constitución Española, el que hasta ahora era el sancta sanctórum, el Santo Grial de los políticos españoles, que la tenían en un altar como inmodificable cuando los ciudadanos no estaban de acuerdo con ella. Pero ahora, en una semana parece que no hay problema para cambiarla.

Y las razones no podían ser más espurias. Los mercados mandan reformar la Constitución. ¡Toma ya! Y yo que pensaba que España era una democracia. Y encima no ha servido de nada: la prima de riesgo ni siquiera se inmuto por la noticia. A ver si va a ser que estamos malinterpretando a los mercados.

Lo peor es que lo han tratado como un asunto de menor importancia. Y no lo es, es todo lo contrario.

En primer lugar, cuando se ha cambiado la Constitución para satisfacer sus exigencias, a cambio de nada por lo que se ve, es que se está dispuesto a cederles todo.

En segundo lugar, si bien muchas de las erróneas políticas que se había hecho hasta ahora es modificable (las pensiones, si se hacen subidas por encima de la inflación, se puede anular el efecto de la congelación, los funcionarios no volverán a recuperar el poder adquisitivo perdido), la reforma de la Constitución no lo es porque dificilmente se puede cambiar ya que necesita 2/3 del Congreso y ya sabemos quién no la va a querer cambiar de nuevo.

En tercer lugar, porque es casi imposible y casi nadie ha logrado ese raquítico objetivo de déficit cero o 0,4% con un 0,26% para el Estado y un raquítico 0,12% para las autonomías. Y el déficit no se elimina por ley, sino con políticas, a modo de ejemplo ningún país europeo (ni Francia, Alemania o el Reino Unido) ha cumplido el objetivo más de cuatro o cinco veces en los últimos 20 años. Además, los ayuntamientos están obligados a presentar un presupuesto equilibrado y ya ven para lo que ha servido.

En tercer lugar, porque impone la estabilidad presupuestaria a cualquier precio e impide la ejecución de políticas keynesianas, esto es, superávit en tiempos de expansión económica e impulso económico (incurrir en déficit) en crisis. La importancia de poder aplicar políticas keynesianas reside en que sólo hay dos tipos de política económica, la keynesiana (aplicada por la izquierda) y la neoliberal (equilibrio en expansión, reducción del Estado y los impuestos en crisis), la propia de la derecha. En realidad en España se ha aplicado la tercera, la antikeynesiana incurrir en déficit en expansión e intentar el superávit en crisis, con los desastrosos resultados obtenidos. Pero esa es otra historia.

Pero es que además en la Constitución no pueden ni deberían quedar establecidas políticas económicas, sino que sería el Gobierno de turno el que las establezca en base a su programa electoral.

La importancia de esta medida reside en que España en crisis ha llegado a tener un 10% de déficit, con importantes caídas de la recaudación (ingresos), si hubiese tenido que conseguir un déficit del 0,4% hubieran sido necesarios cerrar hospitales (no plantas, hospitales), eliminar el subsidio de desempleo, recortar pensiones, eliminar las becas y un largo etcétera que hubiese llevado al país a más paro y a la aparición de enormes bolsas de pobreza (ya no necesitaríamos inmigrantes, tendríamos los pobres en casa, como cuándo el tío Paco).

Y, en último lugar, la forma de hacer la reforma sin consultar al pueblo, me parece terrible porque socava los fundamentos de la democracia.

Por todos estos motivos, yo estoy a favor de un referéndum vinculante el 20-N y, si lo hay, votaré no a la modificación del artículo 135 de la otrora sagrada Constitución Española.

sábado, 18 de junio de 2011

Revés a Berlusconi

Los italianos han decidio esta semana votar masivamente en referéndum contra la energía nuclear, la privatización del augua y el asegurar rentabilidad a las concesionarias (con independencia de su gestión) y el Legítimo Impedimento.

El referéndum por todas estas cosas que había sido torpedeado por el Gobierno, la prensa conservadora y casi todas las televisiones (que son las que están en poder de Berlusconi), ha tenido una respuesta masiva. Con una amplia participación se ha votado favorablemente a las cuatro propuestas.

Los italianos por fin han dicho "NO" a Berlusconi. NO a una energía peligrosa (que con los manejos que hay en Italia sería más peligrosa todavía), NO a la privatización de los servicios públicos y del bien común y, sobre todo, NO a la impunidad del Primer Ministro, NO a que Berlusconi este por encima de la Ley. Italia ha dicho basta.

Estos resultados, junto con la derrota en las municipales de hace unos días, especialmente en Milán, feudo de Berlusconi, y en Nápoles (ciudad controlada por la Mafia), dónde sus oponentes salieron victoriosos, nos muestra que ahora sí, podemos estar cerca del fin del berlusconismo.
Además, quisiera felicitar (y agradecer) a los italianos por negarse a la energía nuclear y buscas energías más limpias porque han hecho lo mejor para sí mismos y para el planeta.

martes, 14 de junio de 2011

Las elecciones del 22-Mayo

Los resultados de las elecciones del pasado 22 de mayo han servido para despejar unas cuantas cosas y darle la razón a la estrategia del Partido Popular y de Mariano Rajoy (si es que alguna vez ha tenido estrategia) de dotarles como un plebiscito sobre la figura de Zapatero, presentarlas como una contestación a su política (lo cuál tiene cierta lógica) y a su figura, y conseguir el absurdo de intentar la retirada, a menos de un año de las elecciones), del propio Zapatero, la cuál no han conseguido, pero sí una crisis del partido que ha llevado a acelerar la elección del candidato a las próximas elecciones.

Esta estrategia ha conseguido dejar de lado que los ciudadanos premien o castiguen a sus alcaldes y presidentes autonómicos según su gestión y lo hagan en función de la pertenencia o no al mismo partido que el presidente del Gobierno. Esta estrategia puede llevar a conseguir réditos electorales, pero desde luego quita incentivos para los alcaldes y concejales a hacer bien su trabajo y permite la permisividad con conductas como la corrupción, el abuso de poder o el creerse con derecho a ganar las elecciones sin tener que hacer nada a cambio.

Las elecciones han otorgado cuatro conclusiones claras:

1) El hundimiento del Partido Socialista, en todas las regiones, de una contundencia que no admite discusión y su pérdida de poder en manos mayoritariamente del PP.

2) La sorpresa de Asturias, dónde el partido de Álvarez Cascos ha conseguido un triunfo increíble, que junto a Navarra, ha demostrado que allí dónde hay una alternativa de derechas, cualquiera que sea, es preferida al Partido Popular.

3) La irrupción de Bildu en el País Vasco, como fuerza política hegemónica en muchos de los pequeños municipios vascos, que ha conseguido aglutinar el voto más allá de las posiciones cercanas a Batasuna, sino que ha conseguido gran parte del electorado nacionalista. De como gestione estos votos, algunos prestados en aras de la paz y la normalización democrática, dependerá su futuro.

4) El movimiento 15-M ha demostrado que otra forma de hacer política es posible, que los ciudadanos se implican y que este país necesita respuestas más allá del neoliberalismo y la comodidad de unas castas demasiado bien asentadas. Su influencia en el voto no fue muy amplia, pero no era lo que se pretendía, ya que además algunos pedían el voto en blanco, otros el nulo, la abstención, el voto a los minoritarios. Sin embargo, sí que se notaron en diversos ámbitos.

Tras estas elecciones, ha habido un cambio de Gobierno significativo en todas partes, la denominada marea azul, que ha barrido, además de gran parte del poder municipal, a todo el poder autonómico del PSOE, a la espera de lo que haga IU Extremadura.

Por lo que en lugar de más defensa de lo público, tenemos una vuelta de tuerca hacia el neoliberalismo y la privatización, desde las "reformas" del PSOE a lo desconocido del PP. Nos quejábamos de políticas que tenían un reparto injusto de las cargas de la crisis y ponemos al partido con qué más se identifican los empresarios y banqueros.

Acabo como conclusión que a veces hay que tener cuidado con lo que deseamos:

-Queríamos un partido de derechas homologable al centro derecha europeo, y ya lo tenemos, pero no era el que queríamos.

-Se clamaba por el fin del bipartidismo, y ha llegado: tenemos monopartidismo del PP.

-Se pedía un ERE para los políticos y ha llegado, pero para los del PSOE y para ser sustituidos por políticos del PP, el partido impune a la corrupción.

viernes, 20 de mayo de 2011

Razones para votar con la cabeza y con conciencia

Hoy escribo para decir porque creo que es importante votar, porque en estas elecciones nos jugamos mucho, nos jugamos decidir algo importante, más allá de ser unas teóricas primarias o primera vuelta de las elecciones generales de 2.012.

Porque en estas elecciones, no se vota a Zapatero o Rajoy, se vota a los alcaldes y se vota a los presidentes de comunidades autónomas, se vota a favor o en contra de la corrupción, el clientelismo, el despilfarro, la obra pública o los servicios sociales de base. Se vota un modelo u otro de gestión local o regional, que cada vez tienen transferidos más recursos, más impuestos y más capacidad de gasto. Y se vota también y sobre todo, que las manifestaciones del 15-M y todo el movimiento hagan un sistema electoral un poco más justo, se escoja a unos políticos más honrados y que escuchen la voz de las calles.

Pienso que sería un error un voto de castigo a toda costa a Zapatero y que gracias a ello alcaldes y presidentes corruptos y/o incompetentes no tuvieran que responder por su mala gestión, porque de eso se trata en estas elecciones. Sólo podemos decidir esto cada cuatro años, no dejemos que nos lo quiten. Ya habrá tiempo de hacer lo otro. Debemos decidir esto y elegir al candidato o el partido que creemos que hará mejor las cosas en función de lo que han dicho y hecho hasta ahora y, sobre todo, en función de sus acciones.

Yo opino, que sin pedir el voto por ningún partido, hay que pensar una cosa, votar y llevar a los partidos neoliberales de derechas, partidarios de las privatizaciones de los servicios públicos a los ayuntamientos y los Gobiernos autonómicos es un error.

La razón es que alguien que quiere privatizar a toda costa los servicios, no se esforzará lo más mínimo en gestionarlos bien, dejará que se caigan y se devalúen hasta el punto que el pueblo piense que lo mejor es que se privaticen.

Yo vivo en una ciudad, Badajoz, dónde la limpieza ha ido empeorando hasta llegar a ser una de las más sucias de este país y que todos, incluida la oposición, vieran con buenos ojos, que un ayuntamiento incapaz dejará la gestión a una empresa privada en una concesión poco transparente. Ahora se dedica, con sus medios de comunicación, a alabar las virtudes y las grandes obras que hace esa empresa, cuándo en realidad no ha mejorado sustancialmente, y sin llegar a preguntarse si era posible tanta teórica mejora, porque no se hizo sin privatizar. Y si no les vale este ejemplo, miren Canal 9, Telemadrid, o los estudiantes en barracones en Valencia, por decir sólo algunos casos.

Porque no nos engañemos y que no nos engañen, algunos basan su programa en la eliminación de gastos innecesarios (¿cuáles serán?) y en entregar la gestión de la cosa pública a empresas privadas y se creen que con eso van a poder bajar todos los impuestos y hacer todas las cosas que solucionen el futuro de la región.

No no engañemos porque el despilfarro en la administración y hablo porque la conozco por dentro, no es tan grande, aunque haya casos sangrantes que hay que atajar. Yo estimo que es en realidad sobre un 5%, no más.

En realidad si una empresa acabará o redujera el despilfarro no cobraría menos, sino que aumentará beneficios y reducirá el sueldo y las condiciones laborales de los trabajadores. Y después si no conseguía reducir más los costes, subiría el precio o el canon a pagar entre todos. Todos hemos visto como sube el agua, las tasas de basura o los precios de la luz cuándo se privatizaron las empresas eléctricas. Y es por un mejor servicio, no, es porque los empresarios cercanos al poder que las consiguen se forran.

Por eso yo creo que no debemos confiar en quién apuesta por privatizar lo de todos para que sea de uno sólo, que digan que hay que reducir sin decir de dónde ni los que usan la demagogia para ganar votos. Y no hay que olvidar, como dijo Barack Obama, que se puede hacer campaña con la esperanza o con el miedo, yo elijo la esperanza (y no a Aguirre, precisamente).

Y, por último, quiero hacer una reflexión: las comunidades autonómas tienen transferidos los servicios públicos de empleo y sus políticas, crean la mayoría del empleo público y dependen de ellos los servicios sociales, ¿de verdad debemos creernos a los presidentes autonómicos que dicen que no pueden hacer nada contra el paro ni tienen la culpa de nada? Yo creo que si realmente ni valen para nada ni tienen ninguna capacidad de decisión están sobrando.

Por eso yo creo que hay que votar, para hacer de este un país mejor. Yo esté domingo, votaré con cabeza, sin que me engañen, y conforme a mi conciencia de que es lo mejor para todos. Os recomiendo que hagáis lo mismo.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Europa y el miedo

El pánico cunde en Europa. Y no sólo bursátil, que ya sabemos que ese cunde al momento por la más mínima causa. Italia expulsa a cajas destampladas, Francia cierra fronteras y toda Europa tiembla. El motivo, la llegada de 25.000 inmigrantes tunecinos huidos de su país, a una población de 300 millones de habitantes. Una inmigración descontrolada e inabarcable para los países europeos.

Mientras, sin embargo, Túnez ha acogido medio millón de inmigrantes libios sin protestar, atendiendo a motivos humanitarios, unos motivos que para Europa sólo existen en el papel pero en realidad sólo es una región del mundo que tiene miedo, miedo a todo y de todos.

Y la última, Dinamarca anuncia el cierre de fronteras, lo que a la postre podría significar el final de Schengen, o lo que es lo mismo la libre circulación de personas, mercancías y capitales (bueno, de capitales no, esos que sigan circulando sin control, que tienen más derechos que las personas). Y todo, por unas cuantas pateras que han desembarcado a casi 3.000 kilómetros de sus costas.

Así, esta es la única reacción, tan poco edificante del comportamiento europeo respecto de las revueltas del mundo árabe. Cuándo pronosticaban un éxodo e inmigración masiva se equivocaron pues en un entorno de 100 millones de personas habitando los países de las revoluciones del jazmín, sólo una ínfima parte ha emigrado. Pero como la profecía autocumplida, se empeñaron en crear una crisis dónde no la hay, en lo que es experta la ultraderecha.

Europa, una vez más vive a expensas de los ultras, que son decisivos y hacen retroceder, paralizar la Unión o hacerle adoptar políticas contra sus principios cada vez que en un país una opción radical de derechas consigue un buen resultado. Así Europa queda secuestrada una y otra vez por los ultras de Polonia, Dinamarca, Finlandia, Chequia, etc.

Y, mientras, con unos líderes cada vez menos europeístas y populistas en el peor sentido de la palabra, como Berlusconi, Sarkozy y una Merkel empeñada en que la política europea esté a expensas del discurso que necesita para vencer en la próxima elección local que tenga (aunque después casi siempre pierda), Europa se desangra en poder y prestigio.

Esta política antieuropea de la UE ha sido extendida y se ha consolidado tras el masivo triunfo de la derecha en las últimas elecciones europeas, unos conservadores rehenes en su programa de la extrema derecha, que ha consolidado sus ideas políticas dominantes y económicas. Además, dado que parece que las políticas nos las imponen desde Europa, habría que mirar que vamos a hacer en las próximas elecciones europeas.

Europa se está volviendo mezquina y renegando de lo mejor de la Unión, su peso en el mundo desciende porque es menos Europa. Y la verdad, si sigue por este camino, conseguirá que cada vez nos importe menos su pérdida de poder y de importancia de su opinión en el mundo.

Conmigo ya lo están consiguiendo, y no creo que sea el único.

lunes, 16 de mayo de 2011

Manifestación 15-M. ¡Democracia real Ya!

La manifestación de ayer, el 15-M, promovido por ¡Democracia Real Ya! y otras asociaciones, que sorprendió a varios medios de comunicación, es un movimiento de indignación y rebeldía de los ciudadanos ante la presión social por hacer unas reformas para contentar a los mercados y que parecen que no están teniendo los efectos deseados.

Es un acto de rebeldía ante aquellos que, por contemporizar o contentar a los mercados, están tomando unas medidas de los que salen ilesos los poderosos y sufren las clases medias o bajas. De gente que está harta de que aquellos que provocaron la crisis sean los mayores beneficiarios de ella. De gente que no está contenta como actúan muchos de sus representantes y de gente que quiere un combate y una salida desde una perspectiva más social a la crisis. De que hay otros caminos.

En definitiva, gente que no se contenta en comentarlo en el bar, en Internet o despotricar contra los políticos, los banqueros o quién sea. Gente que hace algo más que quejarse y que actúa, que lucha por sus derechos y la sociedad en la que cree y que de todo lo que está pasando no creen que lo más grave sea no poder pisar a fondo el acelerador, fumarse un pitillo o descargarse películas. Gente que merece nuestro respeto y admiración.

Además, con esto se comprueba quién dice las cosas de verdad y quién las dice por hacer demagogia barata, quién hace la crítica fácil y quién decide hacer algo para cambiar el sistema.

Todos debemos estar con la causa, una causa sin siglas ni banderas. Y en estas elecciones, votar en consecuencia a las opciones que creamos que mejor nos representan y no a las que representan al capital.

lunes, 9 de mayo de 2011

viernes, 6 de mayo de 2011

El sondeo del CIS preelectoral y el hundimiento (aún sólo previsto) del PSOE

El reciente sondeo del CIS ha sido un tremendo jarro de agua fría en las aspiraciones socialistas. La gran sorpresa ha venido de que los socialistas podrían perder Castilla La Mancha y, sobre todo, Extremadura. Sorprende que en una región con una buena valoración del líder, con más interés en el voto en los temas regionales y con una clara tendencia del electorado a la izquierda, el PP pueda conseguir las elecciones.

Lo irónico del caso es que el PSOE puede perder el Gobierno en ambos casos por el elevado listón para entrar en el Parlamento Autonómico, ya que en ambos casos está a un escaño del PP y en Castilla La Mancha, IU no obtiene representación con el 4'4%. Curiosamente, el PSOE se vería muy perjudicado por no modificar la Ley Electoral.

De hecho, el PSOE sólo conseguiría gobernar, sin mayoría, en Aragón, estando Asturias en el alero.

Mientras tanto, en Madrid y la Comunidad Valenciana, demuestran una teoría que se cumple pero tiene difícil explicación. En el PP, a mayor nivel de corrupción y malas prácticas, más votos. Suben como la espuma tanto Aguirre como Camps, mostrando que el efecto Gürtel sobre el PP, al menos a nivel regional, no sólo no existe, sino que es hasta un revulsivo. Por no hablar del caso Palma Arena y la vuelta del PP a Baleares.

Junto a esto, el dato más llamativo de la encuesta es que allí dónde el PSOE es oposición, el descalabro es aún mayor. Junto a Madrid y Valencia, tanto Castilla-León como La Rioja y especialmente Murcia la victoria popular es arrolladora, incluso apabullante.

El PSOE demuestra una debilidad y una incapacidad de reacción allí dónde pierde, que le resulta casi imposible remontar y ni siquiera mantener o reducir la distancia, lo cuál es muy preocupante para el futuro visto como pueden acabar estas elecciones. Parece como si los ciudadanos de regiones gobernadas por el PP fueran de repente acríticos con las actuaciones del Gobierno.

Destaca sobremanera el caso de Ceuta y Melilla, dónde partiendo de un nivel muy bajo, un alto porcentaje de los votantes del PSOE ven con buenos ojos al PP, mejores que su propio partido, lo que le puede llevar a su mínimo histórico.

Por tanto, hay territorios que el PSOE tiene o parece tener, definitivamente perdidos.

Sin embargo, desde esta encuesta ha cambiado la situación, tras la marcha de Zapatero y puede que el PSOE recupere algo de terreno perdido, pero cualquier error puede profundizar la herida, y el Partido Socialista no le cuesta mucho cometerlos, como por ejemplo, impugnar la práctica totalidad de oposiciones de maestros (un colectivo muy sensible e históricamente con voto a la izquierda) a falta de quince días para las elecciones, no puede ayudar mucho a remontar.

El PP, sin embargo, con su estrategia de "cuánto peor, mejor" le va de fábula: mientras peor vaya España -aunque sus autonomías sea dónde más sube el paro-, mejor les irá a ellos, y cuánto peor lo hagan, más votos obtendrán.

No obstante, las encuestas a veces se equivocan y hay lugares dónde está todo muy reñido, así que: hay partido.

domingo, 24 de abril de 2011

Contentar a los mercados, ¿hasta cuándo?

Hoy me he encontrado con la noticia de que los fondos de especulación, digo de inversión, han vuelto a atacar la deuda griega, poniéndola en situación asfixiante. No les ha bastado conque el país vaya a rebajar el gasto en 23.000 millones de euros, que reduzca un 10% los funcionarios cada año, que vaya a privatizar y vender su patrimonio. Ni siquiera que haya hecho unos recortes tan amplios que ha puesto a la juventud en la calle a protestar, incluso violentamente.

Ni siquiera, que la población haya apoyado al Gobierno y le haya dado la mayoría absoluta al PASOK. Ni que el PASOK se comprometa fehacientemente a hacer todos los recortes que sean necesarios para salvar al país.

Nada de eso es suficiente. Para los especuladores, para "los mercados", nada es suficiente. Sólo se contentarán cuándo la derecha gobierne y cuándo los derechos sociales sean tan mínimos que ya ni siquiera merezca la pena luchar por ellos.

Todo esto, por unas declaraciones erróneas de Wolfgang Schäuble, diciendo que Grecia tenía que reestructurar su deuda. El mismo Wolfgang Schäuble que se ha equivocado sistemáticamente advirtiendo de que quizás alguien no pueda pagar la deuda, o tenga que ser rescatado, ya sea Grecia, Irlanda, Portugal o España, anuncios que han hecho subir el precio de la deuda y poner en tela de juicio su credibilidad y su solvencia. Curiosamente, casi todos están entre los pocos países que aún son gobernados por el centro-izquierda.

Y mientras, Goldman Sachs, que creó el engaño para ocultar déficit griego, y Deutsche Bank, con sus inestimables amigos Wolfgang, Angela y esos simpáticos chicos del BCE, siguen multiplicando beneficios, repartiendo dividendos y consiguiendo estratosféricos bonus para sus directivos.

Wolfgang Schäuble, para quién no lo sepa, es el ministro de Hacienda de Alemania. Obviamente, las declaraciones de un responsable económico de la locomotora europea deben ser tenidas en cuenta.

Pese a sus innumerables errores, Angela Merkel le ha mantenido. Una Angela Merkel, que con su tardanza en decidirse multiplico el coste del rescate a Grecia para asegurarse unas elecciones regionales que a la postre perdió. La misma Merkel, que ha impuesto su agenda para contentar a "los mercados" ante una Unión Europea de dirigentes mayoritariamente conservadores y un Parlamento Europeo escorado a la derecha, ha impuesto el vía crucis de las eufemísticas reformas para sacar a cualquier país de la crisis, reduciendo el déficit ante todo, sin importar las necesidades ni las características de cada país.

Y cuándo había que reducir el déficit, se negó la posibilidad de aumentar impuestos, porque afectaría al crecimiento. Cuándo se demostró que el recorte de derechos y prestaciones sociales afectaba más al crecimiento se dijo primero que no importaba. Así pues, cuando no hay reformas se recorta la calificación de la deuda y cuando las hay, se vuelve a recortar porque las medidas afectan al crecimiento. Pero subir impuestos no, que "no toca". Y una política keynesiana que estimule el crecimiento y la creación de empleo, ni hablar.

La solución, más "reformas", esto es, recortes, aunque no afecten al déficit como rebajar las indemnizaciones por despido o incluso lo perjudiquen, como las subvenciones al despido.

La realidad es que como no conseguimos controlar a los mercados, los mercados nos controlan a nosotros.

Pero el gran problema es que nunca será suficiente. Siempre habrá algún motivo para presionar a la deuda soberana, y cuándo no, ya aparecerá alguien con un comentario desafortunado.

Nuestros dirigentes se ven obligados a actuar con una pistola en la nuca en manos de "los mercados".

¿Qué más debemos perder? ¿Cuándo nos levantaremos a pedir nuestros derechos? ¿Cuánto tenemos que esperar para recuperar nuestra soberanía? ¿Cuánto tiempo seguiremos así?

¿Hasta cuándo?

lunes, 11 de abril de 2011

Una solución para el mundo del cine

Recientemente hemos conocido al nuevo presidente de la Academia de cine, Enrique González Macho. Por sus primeras declaraciones, creo que vuelve a alejar al mundo del cine del público en general y de los colectivos de internautas en particular, respecto al avance que supuso Álex de la Iglesia.

El mundo del cine debería, para empezar, dejar de mandar mensajes, a través de sus representantes "se os va a acabar lo gratis" o "vamos a acabar con la piratería". También debería de dejar de criminalizar a los usuarios de Internet e incluso enfrentarse a ellos e intentar como el anterior mantener canales de comunicación con el público (aunque sea internauta).

Pero sobre todo hay dos cosas que debería hacer:

-En primer lugar, dejar de culpar a la piratería de todos sus problemas. Si bien es cierto que la piratería ha podido dañar al cine, se concentran demasiado en ese problema para evitar ver otros. El cine español tiene una cuota de pantalla en los cines de en torno a un 15% y el porcentaje de películas españolas descargadas ilegalmente no llega al 5% sobre el total. Así pues, afecta pero menos que proporcionalmente que a las películas, esencialmente, norteamericanas. Además otros medios "tan innovadores" como la prensa, las revistas o la radio han resistido mejor la competencia gratuita de Internet.


-Y en segundo lugar, deberían rechazar el canon digital y medidas similares, debido a que parten de la premisa de que el usuario utilizará el soporte grabado (CD, DVD, Ordenador, etc.) esencialmente para la piratería. Esto no es bien visto por los ciudadanos al igual que actuaciones de exceso de celo por parte de la SGAE y sociedades similares en la búsqueda de sus ingresos (entrada ilegal en bodas, solicitud en casos de conciertos benéficos, petición de canon por emitir tv en hospitales, etc.). El cine y la Academia en general deberían evitar este tipo de prácticas excesivas y alejarse de la SGAE si no quieren acabar teniendo la misma mala fama. Igualmente debería rechazar que el canon lo cobrase la SGAE en vez de un organismo competente del Gobierno. Nada crea peor fama que un impuesto cobrado por una entidad privada, por muy buenos que sean sus fines.

El cine, aún tiene una oportunidad, de conectar con la sociedad si sigue el camino que empezó a marcar Álex de la Iglesia, dejar de ver Internet como un enemigo y verlo como un aliado, no el terreno dónde les roban las ideas, sino otro posible campo de negocio. Ver que Internet para el cine no es el futuro, es el presente. Para quitar argumentos a sus enemigos el cine debería:

1) Poner una opción para ver películas en Internet a un precio razonable, teniendo en cuenta que debe ser bastante más barata que la entrada de cine e incluso que alquiler en videoclub para aquellos que prefieran ver el cine en casa a la pantalla de cine.

2) Para los que protestan porque el excesivo precio de las entradas supone una barrera de acceso para la democratización de la cultura y que dicen que la cultura debería ser gratis, debería establecerse una opción para que personas de escasos recursos pudieran acceder a la cultura (cine, música o cualquiera de las otras artes) sin que fuera delito.

Y sobre todo buscar fórmulas y una solución negociada con ese colectivo llamado internautas, porque aún que sean muy críticos con la gestión de los derechos y la propiedad intelectual, si se implican tanto es porque realmente siguen teniendo interés por el cine. Los que se descargan películas igual que los que se descargan música tienen por lo general una media de interés por el cine mucho mayor que la media.

El cine debe renovarse, ya que actualmente esta centrado en un público muy juvenil, sobre todo teniendo en cuenta la altísima tasa de usuarios jóvenes que manejan Internet y canales alternativos al cine convencional, para extenderse a colectivos más amplios. Debe expandir su base social, aumentando la calidad de sus producciones y dirigiendolas a mayor variedad de públicos. Asimismo, debería negociar precios más bajos para las entradas sobre todo en una situación de crisis como la actual. Y buscar lo que guste al público de verdad, aquello por lo que estaría dispuesto a pagar una entrada aunque no sea forofo del cine. Y debería compatibilizar los canales tradicionales (la gran pantalla y videoclubs, esencialmente) con otros más cercanos a su público objetivo pero no tan rentables como Internet, como ya han hecho por ejemplo los periódicos o la radio. En definitiva, innovar. Y venderse mejor, contra la imagen de que el cine es caro, mostrar que una entrada vale lo mismo que, por ejemplo, una copa en un bar.

Y esto lo digo, como amante del cine y persona de esa minoría que aún va al cine con bastante frecuencia con el pack completo, entrada, refresco y palomitas.

Este es el reto para el mundo del cine y su gran desafío para el futuro.

Esperemos que esta película acabe bien.


miércoles, 6 de abril de 2011

Lecciones de Fukushima

He preferido dejar pasar un tiempo antes de opinar porque no me gusta opinar de los temas en caliente y porque no quería utilizar una catastrófe humanitaria para dar más relevancia a un tema que considero importante pero no por encima de las vidas humanas segadas por la tragedia.

Pero la realidad demuestra que el tema va para largo y la crisis nuclear va camino de ser más larga que la provocada por el tsunami.

De la catastrófe en Japón se pueden extraer diversas conclusiones. No se puede hacer ningún reproche a la respuesta al terremoto y al tsunami, dónde se ha demostrado una gran entereza, el seísmo era imprevisible por su magnitud y que el epicentro haya estado en el Pacífico en lugar del interior de Japón ha aumentado el problema pues se esperaba más un terremoto que un tsunami.

Pero el gran problema de consecuencias no naturales ha sido la catastrófe nuclear de Fukushima. En primer lugar, el error fue el lugar de ubicación de la central, no se puede ni se debe construir centrales en lugares con riesgo sísmico ni peligro de tsunami. Mucho más si se juntan las dos circunstancias. Japón ha cometido un error histórico fiando su modelo energético a las centrales nucleares y su ubicación en zonas dónde una catastrófe natural puede tener consecuencias desastrosas e incalculables. Y el riesgo era previsible.

Pero sobre todo, el problema ha sido la gestión de esas centrales. Se ha demostrado que la empresa propietaria de la central, TEPCO, ha sido negligente en materia de riesgos, contratando a gente sin experiencia ni conocimientos para las operaciones más arriesgadas de seguridad y mantenimiento, falsificando informes y omitiendo requisitos esenciales de seguridad. Aún hoy, intenta minimizar los gastos, como se ha visto en los llamados "héroes de Fukushima" que viven en condiciones infrahumanas, o tomando las soluciones más económicas para su empresa aún a riesgo de que los japoneses paguen una elevada factura en términos humanos y ambientales.

El Gobierno ha tenido la culpa también en estas dos situaciones: aceptó las centrales nucleares en terrenos con peligro sísmico y ha hecho oídos sordos a esta situación cuando ha tenido conocimiento de ello. Así que en mi opinión ha tenido una gran parte de culpa. Pero no echemos toda la culpa al Gobierno actual, que lleva poco más de un año en el poder, sino al del Partido Liberal, que llevaba más de 50 años en el poder y ha consentido y aprobado estas prácticas. El actual gobierno de izquierdas, sin anterior experiencia de gobierno, se ha encontrado con una situación heredada y una política de encubrimiento instalada en todos los ámbitos de la Administración, si bien es cierto que fue eligido para cambiar estas políticas.

Los responsables, o mejor dicho, los irresponsables, de TEPCO (y las empresas, algunas norteamericanas, responsables de su construcción y mantenimiento) deberían enfrentarse a responsabilidades penales por su actuación y los daños y el dolor que están causando a la sociedad japonesas. Debería juzgárseles por crímenes contra la humanidad y contra el medio ambiente. Y, sobre todo, deberían de quitarles el manejo de la situación que está siendo, cuándo menos, manifiestamente mejorable, cuando no, de incompetencia manifiesta.

Y, respecto al resto del mundo, nos aseguran que las centrales nucleares son seguras. Pero ¿lo sabemos realmente? ¿Cómo sabemos que las empresas cumplen sus compromisos? Dicen que están vigiladas por organismos como el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la OIEA y organismos similares. Pero ¿cómo podemos estar seguros de que las empresas no han conseguido engañarles?

El problema es que la seguridad nuclear está en manos de empresas privadas.

Empresas privadas como algunas, las que se saltan los convenios a la torera, se trasladan a países dónde los salarios sean de miseria, contratan a trabajadores sin alta en la Seguridad Social, piden el despido libre y gratuito, se aprovechan de la crisis para despedir a gente y sobrecargar a los que se queden, miran mal que los trabajadores enfermen y se den de baja, no pagan las horas extras o estafan a sus trabajadores y clientes o como constructoras que reducen los costes de prevención de riesgos laborales para ser más productivas y aumentar los beneficios o piden el despido libre y gratuito. O puede que sean empresas que cumplen las leyes, los convenios y protegen a los trabajadores y al público en general de los riesgos a que se exponen.

Sinceramente, no se que tipo de empresas son, pero yo no estoy dispuesto a arriesgarme.

¿Y usted?

martes, 5 de abril de 2011

Jacob Barnett, una mente prodigiosa

Jacob Barnett, licenciado en Astrofísica, después de sus investigaciones, ha descubierto que la Teoría de la Relatividad tiene varios fallos y está construyendo una teoría alternativa. También está creando una nueva teoría que rebatiría el Big Bang. Este puede ser el hombre que cambié la física del futuro.

Pero eso no es lo más impresionante. Lo que es impresionante de verdad es que sólo tiene 12 años y a los 8 años ya finalizo la secundaria y entro en la Universidad. Obviamente, ya le han ofrecido un puesto para trabajar como investigador en su Universidad.

Y, sin embargo, a los dos años apenas sabía decir unas palabras y no sabía comunicarse. Y por entonces sus padres pensaron que podía tener un retraso. Finalmente, tenía síndrome de Asperger, un trastorno que dificulta las relaciones sociales, pero que no le ha impedido ser un genio, es más lo ha potenciado.

Por cierto, ¿de dónde dirían qué es?

Lo han acertado, de Estados Unidos.

La realidad es que pese a tener un sistema educativo en muchos ámbitos bastante deficiente, la realidad es que tiene una capacidad increíble para saber valorar la genialidad y desarrollar sus potencialidades. Son estos genios los que pueden cambiar el mundo a un lugar mejor.

Lo que yo me pregunto es si de haber nacido en España, hubiese podido desarrollar todo ese talento con la edad que tiene y acceder y darnos todo ese conocimiento, o como hubiera reaccionado el sistema.

La gran pregunta es ¿nuestro sistema educativo está preparado para identificar y potenciar de forma adecuadas a personas como Jacob, Jake Barnett?

domingo, 3 de abril de 2011

Zapatero: una presidencia con luces y sombras

El anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero de no volver a presentarse a las elecciones nos lleva a una reflexión sobre que ha sido su mandato.

Empecemos por el principio. Zapatero, aún no ZP, empezó dando la sorpresa consiguiendo liderar contra todo pronóstico el partido socialista en un momento en que andaba hundido. Tras su sorprendente victoria prometió un cambio tranquilo y contra todo pronóstico eso y su estrategia de pactos y su proverbial talante (se le considera reiventor del término) dieron resultados y se consolido como líder de la oposición.

Así llegaron las ilusiones y con su manera de hacer política consiguió numerosos apoyos. Sin embargo, la victoria parecía lejana. Yo me reconozco como uno de los pocos que creían en su victoria. Pero llegó el 11-M y todo lo cambió. La burda manipulación del PP otorgándole la autoría de los atentados a ETA, sumiéndonos en el descrédito internacional (llegando a censurar a Bush), mintiendo a los españoles y, sobre todo, deshonrando la memoria de las víctimas al plantear el dejar libres a los verdaderos autores de la matanza, le condeno al PP irremediablemente a la derrota y dio la victoria a Zapatero.

Que hubiera pasado sin el atentado, eso nunca lo sabremos.

El gobierno de Zapatero empezó bien, con la retirada de las tropas de Irak, la subida del salario mínimo y la Ley contra la Violencia de Género. Era un inicio muy prometedor. Junto a eso, el avance en derechos sociales (especialmente para mujeres y lgtb) y los mítines de Rodiezmo dónde anunciaba sus medidas más sociales le hicieron popular entre la izquierda.

Con la tregua de ETA demostró valentía y se jugó parte de su capital político en buscar la paz, que se dinamito por la intransigencia de la rama más radical (si es que no lo es toda) de ETA y el boicot del PP, pero sobre todo por los atentados de la T-4. Después, el acoso a la banda, a sus estructuras (en gran parte gracias al juez Garzón), la eficacia policial, la ha llevado a una situación de extrema debilidad, de la que el alto el fuego es su consecuencia más visible.

Uno de sus puntos débiles ha sido no haber podido con los poderes fácticos como se ha demostrado en sus apuestas que han quedado muy descafeinadas como la Memoria Histórica, dónde no pudo con la ultraderecha, o sus relaciones con la Iglesia.

Algunos errores que se quedaron a medias, aunque con el tiempo se han subsanado, han sido la Ley Antitabaco primero a medias y luego completada, y la IVE, finalmente regulada tras muchas dudas.

Aunque el gran logro de esta presidencia ha sido la Ley de Dependencia, una ley necesaria para ayudar a quiénes más lo necesitan. Y el mayor acierto, el carnet por puntos, que ha salvado miles de vidas y ha hecho de las carreteras un lugar más seguro.

En la política económica se ha ido a remolque de los ciclos, en la primera legislatura muy bien hasta que comenzaron los problemas. Zapatero y su gobierno no supieron ver la crisis que se venía encima y, no, no es disculpa que (casi) nadie la viera. Y cuándo llego, primero espero que pasase rápido, después tomo medidas para contrarrestar sus efectos, lo cuál fue positivo y finalmente dicto el mayor recorte de la historia de España.

Ahí, Zapatero, ese fatídico 22 de mayo, renunció a su programa electoral y cogió uno, sino impuesto, si que lo parecía, y se quemó a lo bonzo para salvar a España. No sabemos si sin los ajustes España hubiera sido rescatada o intervenida, pero erró al cargar la gran mayoría de los ajustes sobre las clases trabajadoras.

No se enfrentó al gran capital, subió impuestos indirectos, cuándo debía haber subido impuestos a las grandes fortunas y los bancos que constriñeron la economía salieron de rositas. La subida del paro fue efecto de la explosión de la burbuja que Zapatero no supo frenar, de unos empresarios que aprovecharon "la crisis" para recortar plantilla y explotar más a sus trabajadores y de unos bancos que cambiaron las reglas del juego sobre la marcha, junto a una caída de la demanda por todos estos factores.

Zapatero tuvo tres grandes errores, el no anticipar la crisis, ni cuándo se veía venir claramente, el cargar las tintas del recorte sobre las clases medias, especialmente las que históricamente le habían apoyado, en vez de sobre el gran capital que produjo la crisis, como se debe esperar de un gobernante de izquierdas, y sus excesivas rectificaciones sobre la marcha que dan idea de que ni se tiene un plan claro y definido ni se sabe cuál es el camino a seguir.

Estos errores, convenientemente amplificados por la derecha mediática y política, han hecho que fuese imposible o casi, que Zapatero pudiese presentarse con unas mínimas expectativas de victoria, pasase lo que pasase de aquí a las elecciones.

Pero lo que más factura ha pasado sin duda, es que haya intentado una salida de la crisis al dictado de los mercados y no una salida por la izquierda o al dictado de sus electores.

En la crisis ha habido muchos culpables, pero la culpa del Gobierno o de Zapatero ha sido magnificada, especialmente viendo el grado de descentralización en España, que ha sido sobre todo de agentes privados que operan independientemente de la decisión del gobierno de turno y que en las regiones y ciudades dónde gobiernan otras opciones políticas la situación no es muy distinta. Pero este país siempre necesita a alguien para echarle la culpa y la verdad, Zapatero tampoco se lo ha puesto muy difícil.

En definitiva esta ha sido la presidencia, muy resumida del Gobierno Zapatero, una presidencia con luces y sombras.

Pero sin lugar a dudas, Zapatero será, para bien y para mal, para todos, un presidente inolvidable.

domingo, 27 de marzo de 2011

La intervención militar en Libia: razones y diferencias con Irak

Tras el debate suscitado a raíz de la intervención española e internacional en Libia de la que hay tanto partidarios como detractores, voy a expresar mi sincera opinión, aún a riesgo de equivocarme.

En primer lugar, debo felicitar a la ONU por haber hecho, por una vez y sin que sirva de precedente lo correcto: su resolución 1.973 era justo lo que se esperaba de ella, una resolución medida y oportuna a la altura de las circunstancias, y aunque tardando más de lo necesario, llego a tiempo.

Respecto a la intervención aún entendiendo que haya gente que no le guste la intervención en este o en ninguna guerra, sobre todo sospechando de las intenciones debido a los ingentes recursos naturales de Libia, y que no se conoce bien a la oposición, debo discrepar de ellos.

Las razones para apoyar la intervención en Libia y paralelamente las diferencias con Irak son las siguientes:

1) La entrada se produce con el respaldo de una resolución de la ONU, que si bien es interpretable, se puede interpretar como un visto bueno a una intervención limitada sobre el terreno. En Irak no hubo ninguna resolución favorable.

2) La intervención militar, o si quieren llamarlo, guerra, se produce en una guerra ya preexistente, es decir, ya había guerra, intervenga la comunidad internacional o no, mientras que en Irak se creó una guerra dónde sólo había un régimen despótico.

3) En Libia se ha atacado cuándo y con el motivo de la represión brutal de Gaddafi a su propio pueblo y en Irak no se ataco cuando Sadam gaseó a los kurdos ni se apoyo a la oposición cuándo estaba apunto de derribarle, sino que se espero exclusivamente al momento que convenía a Estados Unidos.

4) La guerra de Irak fue una guerra de invasión y después se demostró que lo único que importaba era el petróleo, en Libia eso aún esta por demostrar. La guerra de Irak fue una invasión de tropas terrestres, en Libia es ataque aéreo, más similar a la intervención en Bosnia que a esa guerra o la de Afganistán. La voluntad de ocupación se demostró cuándo se colocaron banderas de Estados Unidos cuándo supuestamente lo que se le daba era democracia a los irakís.
Mientras, en Libia está sirviendo para evitar un baños de sangre anunciado por Gaddafi ante el que la comunidad internacional no puede hacer oídos sordos.

Estas yo creo que son las razones de la intervención en Libia están justificadas al contrario que en Irak.

Finalmente, si hemos criticado duramente que no hubiera intervención ante las masacres y genocidios en Birmania, Ruanda y en tantos otros lugares del mundo, no podemos oponernos cuándo se interviene en una situación como en Libia. No al menos, hasta que se demuestre que los objetivos no se ajustan a la resolución de Naciones Unidas.

lunes, 14 de marzo de 2011

Solidaridad con las víctimas del terremoto en Japón

En el día de hoy, a la vista de que según pasa el tiempo en lugar de normalizarse la situación es a cada momento peor, quería hacer un post solidarizándome con el pueblo japonés.

Japón es un país maravilloso del que sus habitantes pueden sentirse orgulloso. Construido en un lugar inhóspito, con frecuentes terremotos, en unas islas que cada vez se hacen más pequeñas para su población y con unas tierras agrícolas poco productivas ha sabido sobreponerse a toda esa adversidad y crear un país de gente próspera, permanentemente a la vanguardia tecnológica, llegando a ser durante décadas la segunda economía mundial, con una situación permanente de casi pleno empleo y una de las esperanzas de vida más altas de planeta.

Pese a estar preparado para las más variadas catastrófes, la llegada de un terremoto de 9,0 en la escala de Richter, el cuatro mayor desde que se registran datos y el mayor en Japón que se tiene noticia, no se puede estar preparado. Todo esto añadido al devastador tsunami, ha hecho un cóctel explosivo. Los daños humanos y materiales son incalculables.

A los japoneses se les han juntado todas las catastrófes inimaginables: un terremoto de los mayores de la historia, un tsunami devastador, incendios en edificios, explosiones en las centrales nucleares e incluso un volcán que se pone en erupción. Pero esta serie de catastróficas desgracias que hubiera hundido a cualquier país, no ha podido con Japón que resiste heroicamente la adversidad.

Sólo deseo que Japón recupere lo antes posible la normalidad y que no se produzcan más daños consecuencia de las centrales nucleares en la zona.

Confío en que los japoneses, un pueblo heroico, que ha soportado tantas calamidades en su historia se levante pronto y vayamos de la mano hacia un futuro mejor.

Por eso desde aquí expreso mi solidaridad y mi apoyo a las víctimas de este terremoto de consecuencias incalculables y devastadoras y mi profunda admiración.


lunes, 28 de febrero de 2011

Las claves de las revoluciones en el mundo árabe

Las revueltas árabes no han surgido por generación espontánea ni mucho menos, sino que hay unas causas determinadas, en algunos casos aisladas, pero en otras que se repiten con cierta frecuencia en algunos países. Estas son algunas de las causas:

-Abusos de poder por las élites: la gota que colmo el vaso en Túnez fue la muerte de Mohamed Bouazizi, en Libia las manifestaciones fueron iniciadas por los familiares de presos asesinados por el régimen, parte del origen de las protestas en Egipto fueron por el encarcelamiento de un abogado que luchaba por los derechos humanos y en Bahrein las manifestaciones aumentaron por el asesinato de manifestantes. Paralelamente, cuanta mayor ha sido la fuerza de la represión mayor ha sido la unión de los opositores.

-Acumulación de riquezas en la cúpula: los regímenes han abusado de su pueblo para enriquecerse hasta extremos verdaderamente obscenos en países dónde había recursos para que una parte sustancial de la población viviese bien, ellos acumulaban junto a sus familias cantidades ingentes de dinero y mantenían a su población en pobres condiciones de vida, pese al turismo de Túnez, el petróleo y el gas en Libia y el turismo arqueológico y de playas de Egipto junto con el Canal de Suez.

-Injusta distribución territorial de los recursos: con frecuencia en estos países, las regiones que son fuente de los recursos naturales no reciben gran parte de los beneficios que se concentran en la capital y se ven destinadas a ser la zona más pobre del país. Este fue el origen de las revueltas en Libia, los disturbios en Arabia Saudí e incluso de la independencia de Sudán del Sur.

-El papel del Ejército. Pese a la importancia que se le da a las redes sociales, el papel esencial en estos regímenes ha sido el del Ejército. Nos hemos encontrado ante dictadores que no tenían el apoyo total de las Fuerzas Armadas. La determinación de no atacar el pueblo hizo caer a Ben Ali y Mubarak. En Libia, la orden de Gaddafi dividió al Ejército y a la postre ha hecho que los militares se impliquen en la causa contra él.

-Las revelaciones de Wikileaks: pese a que era evidente que los autócratas árabes aprovechaban su posición para enriquecerse, el hecho de que se haya puesto tan claramente las pruebas de su corrupción ha añadido más ganas de rebelión.

Y otro elemento diferencial es que una vez que empieza la revolución las concesiones económicas de los gobiernos ya no valen, lo que quieren es decidir su propio destino.

Y todos deberíamos apoyarles.

sábado, 26 de febrero de 2011

La revolución libia hará caer a Gaddafi

En Libia, siguiendo los pasos de Egipto y Túnez ha empezado otra revolución. Pero a diferencia de Túnez, dónde el dictador tuvo que exiliarse ante el clamor de la calle y Egipto, que tuvo que hacer lo mismo aunque se aferrase más al poder, en Libia hay un dictador que no es sólo un tirano sino que se cree una especie de enviado de Dios (o de Allah), un loco y un asesino sin escrúpulos.

Este no es otro que Gaddafi, que en base a un sistema inventado por su mente enferma, la jamahiriya, tiene un cargo tan etéreo como líder de la revolución, no siendo nada y siendo todo al mismo tiempo, basado en un Libro Verde salido de su podrido cerebro. En un mundo que sólo existe en su cabeza, sigue dominando el país y sólo sus enemigos apoyan las revueltas.

Pues bien, Gaddafi ha decidido resistir aniquilando literalmente la oposición, a sangre y fuego y cuándo los soldados se han negado a obedecer ha contratado mercenarios para que acribillen a una población indefensa.

Hace nada, se presentaba como aquel al que las revueltas no podían afectarle, el que estaba por encima del bien y el mal y que su pueblo no le cuestionaría (sabían lo que les esperaba). Pero resulta que las cosas han cambiado mucho en el norte de África en los últimos tiempos. Pese a la represión brutal y atroz, cada vez controla menos del país y las deserciones y los abandonos se multiplican. Cada vez hay menos ciudades que domina y tiene menos amigos, y sin embargo plantea contraofensivas criminales.

Gaddafi ha emprendido un camino de muerte y destrucción para evitar una derrota humillante, pero que ahora debe llevarle a que pague por sus crímenes genocidas y la comunidad internacional no debe parar hasta que lo haga.

Respecto a la revolución la realidad, es que el futuro ya está escrito.

Gaddafi está muerto (políticamente), sólo que él aún no lo sabe. Sólo es cuestión de tiempo que su régimen se acabe desmoronando.

jueves, 17 de febrero de 2011

La revolución social árabe se extiende

La revuelta social en el mundo árabe se extiende. Después de triunfar en Túnez y Egipto, ahora acecha a cada vez más países en los que las dictaduras eran sólidas y los gobiernos parecían inderrocables.

La última en llegar ha sido Libia, dónde Muammar al-Gaddafi presumía de tenerlo todo bajo control y ya ha habido manifestaciones en su contra al igual que muchos tiranos de la región. Pero también ha llegado a Bahrein, Argelina y especialmente Yemen junto con movimientos incipientes en Marruecos.

Todavía no sabemos como terminarán todas estas revueltas, cuantas tendrán éxito y si la revolución social de Túnez y Egipto llega a buen puerto. Pero de momento el hecho de que a todos los dictadores se les mueva la silla, que tiemblen y tengan miedo y puedan caer ya es una gran noticia para la libertad y la esperanza en el mundo.

lunes, 14 de febrero de 2011

El pueblo egipcio vence a Moubarak

El pueblo egipcio, con una resistencia numantina en la plaza Tahrir, ha conseguido lo que parecía imposible: derrocar al tirano, al faraón Hosni Moubarak. El ejemplo del tesón y la fuerza, que ha superado todas las dificultades para lograr un objetivo común: la lucha por la libertad. Gente de todas las creencias y clases se han unido, musulmanes y cristianos, obreros y clases medias y altas, hombres y mujeres todos luchando en la plaza Tahrir y en todo el país por la caída del despota que había expoliado a Egipto durante años.

El pueblo egipcio ha derrocado al tirano de una forma ejemplar: sin recurrir a la violencia, solo con su esfuerzo, no dejando que los saqueadores se apoderarán del país y luchando sólo por y para la libertad. Los egipcios se merecen la libertad soñada y añorada. La plaza Tahrir, que significa Liberación, ha hecho honor a su nombre.

Egipto ha ganado la primera batalla pero no la guerra contra el despotismo. La lucha deberá continuar y nadie sabe que deparará el futuro, pero hoy la palabra esperanza resuena en el corazón de los egipcios y de todos aquellos que se alegran por su esfuerzo.

Aprovecho para suscribir las palabras de Obama, "los egipcios han cambiado a su país y al hacerlo han cambiado el mundo". Se han rebelado contra un régimen que se apropiaba de todos los recursos del país, turismo, la inmensa belleza de la civilización egipcia, sus playas paradisíacas y el Canal de Suez, entre otros muchos, activos que podían enriquecer al país, pero que eran hurtados al pueblo por el Gobierno.

Han demostrado, al igual que hicieran los tunecinos que de nada sirve la prosperidad de un país, los resultados macroeconómicos excelentes, si los beneficios no llegan a la población y se reparten entre un líder y su familia o una casta elitista. Esto debe ser un "aviso a navegantes" que deberían tener en cuenta todos los líderes de todos los países del mundo.

¡Viva Egipto libre!