martes, 22 de mayo de 2007

No a Extremadura

Buenas, ¿que tal? Hoy vengo a hablaros de un tema del que se ha hablado mucho últimamente en mi región.

Durante mucho tiempo, y en especial, en el último año, algunos que se autoproclaman como defensores de Extremadura, la han defendido de la que ven su enemigo más terrible, la industrialización. Se oponen a todo lo que represente progreso o modernización, estando dónde lo que más importa es defender los intereses de terratenientes y cigüeñas.

Extremadura es una región con una falta endémica de empresas, y se perpetuara la situación porque a lo que en Alemania, Cataluña o el País Vasco se recibe con los brazos abiertos, en Extremadura es una perversión que intenta destruirnos. Aquellos que se ponen la etiqueta de querer un espacio más limpio, no se preocupan de la gente que quiere un trabajo.

Se rechaza de plano el proyecto industrial más importante de la historia de Extremadura, la tan traída refinería. No contentos con eso, también rechazan las térmicas, e incluso, eólicas porque al parecer no se puede poner en ningún rincón de Extremadura industria, porque todo espanta al turista rural.

Desengañemonos, turismo rural no puede haber tanto. Vendrá de Madrid y los alrededores porque nadie coge un avión para ir al campo, campo hay en todos sitios.

Aunque personalmente para mi lo grave no es que haya gente que se oponga al desarrollo industrial de Extremadura y defienda que debemos vivir de las subvenciones de Bruselas (a quién se las den, al resto que se muera de asco), el mayor problema es la imagen que estamos dado a la clase empresarial de hacer manifestaciones constantes por cada proyecto empresarial. Desde luego, si al final la presión Popular echa por tierra el proyecto de Refinería, cuando un empresario piense poner una empresa en Extremadura, se lo pensará mejor y lo pondrá en otro sitio, en Madrid, en Cataluña o en Navarra, no en Extremadura, dónde sobran industrias.

Cuando menos es preocupante que el principal tema de una campaña electoral es decidir si un empresario puede crear 3.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, en una región con el 17% de paro.

Me sorprende hasta cierto punto y a la vez me decepciona, que los representantes de un partido que se proclama liberal, intenta primero indicar a un empresario dónde poner su empresa, que acorde a los principios de libre empresa y el laissez-faire (dejad hacer), tan propios de la derecha liberal y después se oponga a la creación de empresas defendiendo un repentino interés por el medio ambiente.
Claro que un candidato que solo habla del País Vasco y de ANV y de Juana Chaos en las elecciones a Extremadura ha perdido bastante el norte. Pero que poco propio de un partido neoliberal oponerse a la creación de empresas.

Pero lo que si que me decepciona es mucha gente en teoría "de izquierdas" pueda oponerse a una serie de proyectos que abortan la formación de una clase obrera en beneficio de una pervivencia de un sistema eminentemente agrícola en un territorio dónde las desigualdades en el campo son patentes. En resumen, que subterfugiamente y supuestamente defendiendo un pretendido ecologismo, están perpetuando una situación de dominio de la clase terrateniente en la región. Y lo peor es que en la sociedad extremeña parece un tabú ponerse de parte del progreso.

Porque no nos engañemos, la refinería contamina, sí, pero es necesaria, y nos va a contaminar igual esté en Navarra, en Murcia o en Vigo que en Villafranca, pero no obtendremos ningún beneficio si se va fuera, aparte que si se va ya no vendrán otras empresas. Extremadura está ante su última oportunidad y no podemos desaprovecharla.

Y los que dicen que van a estropear el turismo rural y el vino de Tierra de Barros, les digo tres cosas: primero, el vino de La Rioja Alavesa es uno de los mejores del mundo pese a estar en el hiperindustrializado País Vasco, segundo, la región con más turismo rural es Cataluña, y tercero, el vino de Tierra de Barros no tiene mucho prestigio si salimos de Extremadura.
Y finalmente una reflexión: si Extremadura con el 2'4% de la población tiene el 25% del espacio protegido en España, ¿por qué debemos dar todas las empresas a otras regiones y forzar así a que la gente se vaya a otras regiones? ¿No tienen acaso suficientes pueblos para todos los turistas rurales que aparezcan

Extremadura, no se puede seguir dejando escapar oportunidades como está, aunque algunos con buenos puestos en la Junta o en el negocio de papi, se olviden de quién más lo necesita.

3 comentarios:

Tonife dijo...

Que gran razón tienes en Extremadura no hay trabajo. Los dirigentes politicos de la Comunidad tienen sobornados a los agricultores que son la mayoría y la gente que se opone a la construcción de la refinería no son más que unos lanuos ignorantes a los que han asustado con ridiculas propagandas en las que se oponen a la construcción de una refinería porque la contaminación sería perjudicial para el medio ambiente y nuestra salud.

Raquel dijo...

Madre mia... me parece increíble que sea prioritario unos pocos puestos de trabajo(no os engañeis que no solucionaría el paro en Extremadura) antes que la salud de miles de personas. Sinceramente el proyecto de la refineria es un absurdo que solo beneficiaría al que la pone.La refineria podrá crear algunos puestos de trabajo pero evidentemente destruirá otros.¿Qué pasa con esos agricultores que se dedican a cultivar las tierras más fértiles de Extremadura?A esos que les den ¿no? ¿Y qué pasa con la industria vinicola de gran auge en nuestra región? Tu dices que no es reconocida pero discrepo,no se si sabes que el ejercito norteamericano compraba esos vinos extremeños según un reportaje de Antena 3 y que además el caba extremeño está en auge desde hace unos años en toda España. Me sorprende ese menosprecio por tu parte de las tierras extremeñas que tanta riqueza alimentaria ha generado. No nos engañemos, los problemas que tiene Extremadura no se solucionan con una refineria de petroleo que dentro de unos años va a quedar obsoleta.Pero como aquí va todo con retraso pues...
No sé si sabes que mientras en Estados Unidos se cierran refinerias, y en la Unión Europea se plantean también cierres de algunas de ellas, la Junta de Extremadura plantea como propuesta de futuro una refineria condenada de antemano. Extremadura se merece algo mejor ¿no crees? Sería mucho más positivo para Extremadura que mejorasen las infraestructuras y las comunicaciones con el resto de España;invertir más en industria si, pero no contaminante y ya condenada a la desaparición; apostar por las energías renovables, fomentar el turismo tanto rural como de tipo histórico (porque Extemadura tiene un patrimonio cultural increíble y poco explotado),invertir en nuevas tecnologías y muchas cosas más que se pueden hacer antes de poner una refineria. Se necesita un gobierno que cree puestos de trabajo pero sin destruir otros. Que apueste por el progreso en la región sin perjudicar la salud de sus ciudadanos porque en definitiva ¿De qué le sirve a un hombre tener trabajo si al final pierde su vida y no puede disfrutarlo?

D.M dijo...

En primer lugar os agradezco inmensamente que participeis en este blog, a ver si entre todos le damos vidilla, porque el blog no es nada sin vosotros y aspiro a que sea un foro de debate abierto y plural.
Asimismo, quisiera disculparme por no haber contestado antes.
Con respecto al tema que nos ocupa, agradezco el apoyo a Tonife que es de los pocos que se atreven a decir Sí a un proyecto ilusionante, aunque no considero que haya que desmerecer a los sufridos agricultores extremeños.
Respecto a tú opinión, Raquel la cual también respeto, y agradezco que discrepe, te contesto que todas las tierras agrícolas generan gran riqueza, pero ello no es motivo para no permitir que se puedan poner industrias, si no estaremos condenando a aquellos que no se quieran dedicar al noble oficio del campo a emigrar.
Además, estamos obviando que una demanda mayor de trabajadores además de reducir el paro, mejora la generalidad de las condiciones laborales (a más demanda de trabajo, deberán ofrecer mejores condiciones para retener a los mejores), y se producirá incremento en las rentas que beneficiarán a otros sectores, porque al aumentar la renta aumenta el consumo de todo tipo de bienes. Y ya verás como el ejército norteamericano sigue comprando vino de Almendralejo independientemente de si hay refinería o no.
Además, hacer una refinería no imposibilita crear energías renovables de las que soy un fuerte defensor.
Y como puedes decir que una fuente que representa el 75% de la energía que consumimos (y a c/p no va a variar) esta en vías de extinción.
Por último, y esto es una opinión personal, que espero no tomes a mal, mi querida Raquel, que más que tu opinión parece la de cierto partido político. Sinceramente, espero equivocarme.
Y recuerda, que una refinería puede beneficiar el desarrollo de industrias auxiliares no contaminantes, y que no es incompatible la refinería con aerogenenadores, centrales solares o plantas de bioetanol.
Acabo, agradeciendote tu colaboración necesaria en este blog.